05 diciembre 2011

Cosas que no sabías (I): Shrek está basado en un hombre real

Dejémoslo claro desde el principio. No es que haya un caso de real de una persona que viva en una ciénaga, hable con un burro y tenga por esposa a una princesa que por las noches se transforma en ogresa, no. Lo último igual el príncipe Felipe, pero los dos primeros puntos no coinciden (bueno, igual el segundo...). Vamos, que no van por ahí los tiros. En realidad, los chicos de Dreamworks adaptaron un cuento ab-so-lu-ta-men-te de ficción para hacer una película de animación, pero les faltaba un diseño gráfico para el personaje protagonista. Supongo que algún animador con mucha memoria o al menos con un impacto imborrable tras haber visto alguna imagen suya, pensó en el físico de Maurice Tillet para dar forma al ogro más famoso de la historia del cine.


Cómo decía, Shrek está basado en un libro/cuento animado por el escritor de literatura infantil William Steig. La verdad es que el cuento en sí tiene lo justo que ver con la película, más allá de tratar sobre un ogro solitario que acaba conociendo a la que será su compañera. La imaginación de los guionistas hizo que mezclando dicho cuento con un poco de casi todos los cuentos clásicos (Los tres cerditos, Pinocho,...) saliera la primera película de animación que plantó cara a los chicos de Pixar. Pero faltaba la puntilla y era encontrar el físico adecuado para el ogro verde.

Y ahí es donde entra en escena Maurice Tillet, quién no siempre tuvo el aspecto que le dio la fama a su pesar. De hecho, Maurice, nacido en Francia, era una persona muy inteligente. Poeta y actor, llegó a hablar hasta 14 idiomas y le gustaba jugar al ajedrez. Pero siendo adolescente se vió atacado por una rara enfermedad llamada acromegalia, por la que su cuerpo empezó a deformarse y a crecer sin control. Esa fue la causa por la que abandonó su patria natal y a todos los que le conocían para empezar de cero en Estados unidos, donde pronto comenzó una carrera en la lucha libre, llegando a ser campeón de Wrestling (como le llaman ellos) en los años 40, convirtiéndose en toda una leyenda dentro de dicho "deporte". En 1954, a los 51 años de edad y por complicaciones de su propia enfermedad, Maurice Tillet murió de una afección cardiaca. 

 Poco tiempo después, una máscara con sus rasgos fue donada al USA Weightlifting Hall of Fame. Curiosidades del destino, Maurice tuvo que renunciar a su sueño de ser actor por culpa de su físico y casi 50 años después de su muerte, un personaje animado se haría famoso en el mundo entero con sus propios rasgos. 


3 comentarios: